Alemania: un país complejo pero seguro para el emprendedor español

La socia abogada del despacho Arroyo & Asociados de Múnich, María Dolores Arroyo, destaca la importancia de conocer el mercado y el idioma antes de abrir un negocio en el país.
“Alemania es un país difícil y lento, es como un mamut burocrático, pero es seguro y tiene potencial muy elevado” para las empresas y emprendedores españoles. Ésta es una de las conclusiones del webinar ‘Cómo emprender en Múnich’ ofrecido por Maria Dolores Arroyo, abogada española en Alemania y directora del Bufete Arroyo & Asociados, dentro de la tercera temporada de la serie ‘Emprende por el Mundo’ organizada por Mundo Spanish y CEXT.


Para abrir un negocio en Munich y Alemania, María Dolores aconseja realizar previamente un estudio de mercado para estimar correctamente los tiempos de amortización de la inversión; conocer muy bien todas las costumbres y hábitos de país, especialmente los relacionados con nuestro producto o servicio; y, sobre todo, tener un buen nivel de alemán para entender correctamente y no sufrir problemas de comunicación. “Hay que tener paciencia y, concretamente en Baviera, la inversión inicial es más alta, pero también esto es positivo porque el nivel de vida es alto y el potencial del mercado es mejor que en otras zonas de Alemania”

Su despacho Arroyo & Asociados, constituido por un equipo de abogados hispano-alemanes, trabaja desde 1988 entre Múnich y Madrid y conoce ambos ordenamientos jurídicos. Su principal objetivo es tender puentes de comunicación, “llevar de la mano” a emprendedores y empresas españolas “en todo lo que puedan necesitar en Alemania”, y facilitar contactos y el entendimiento a aquellos interesados en hacer negocios en el país germano, especialmente en la región de Baviera.

¿CÓMO ABRIR UNA EMPRESA EN ALEMANIA?
En Alemania hay dos tipos de sociedad mercantiles para iniciar una actividad: las ‘miniempresas’, que necesitan un capital social de 1.000€ al mes; y las sociedades limitadas, que requieren de una inversión superior a los 25.000€. Además, las empresas españolas que trabajan en Alemania con un representante en el país no necesitan estructura jurídica empresarial, simplemente una delegación a nivel comercial. “Hay formas para tantear el mercado sin llegar a tener una gran estructura al principio”, remarca María Dolores Arroyo.

Además, una de las ventajas fiscales que destaca la letrada es que los emprendedores pueden deducir el 100% de sus gastos iniciales durante los primeros compases de la actividad y hasta que la empresa presenta beneficios en el Impuesto de Sociedades.

Respecto a los lugares para instalar la actividad, en Múnich hay espacios de coworking al igual que en España para facilitar la integración de todos los emprendedores. Y en el ámbito de la financiación, las ayudas estatales son la mejor opción porque através de la banca es difícil encontrar algún tipo de financiación. Las entidades “son muy conservadoras y cerradas”, asegura la abogada española.

PRINCIPALES DIFERENCIAS Y DISCREPANCIAS CON EL MERCADO ALEMÁN

Algunos de los principales problemas que sufren las empresas y emprendedores españoles en Alemania es que las negociaciones se realizan en inglés, se cierran con contratos no adaptados a la legislación alemana, los productos no se certifican u homologan correctamente para este mercado o se realizan contrataciones laborales inadecuadas para el puesto o el país. El derecho laboral es más “hermético”, afirma Arroyo, y por este motivo cuando una empresa se instala en Alemania, el bufete realiza incluso seminarios de información sobre los principales aspectos legales del país.

En este sentido, la abogada hace hincapié en la importancia de cerrar buenos acuerdos y tener buenas prácticas legales para evitar problemas futuros. “Los problemas siempre pueden surgir, pero si la empresa se ha informado y todo se desarrollado conforme a la legislación, lo normal es que todo vaya sobre ruedas”, sostiene la abogada española, que asegura que “una vez que se hacen con el mercado, las empresas están encantadas y los clientes son fieles”.

Además de todos los aspectos legales, también es clave conocer cómo tratar a los alemanes. María Dolores considera que, aunque las personas no son abiertas, son muy fieles y legales. “Lo difícil es entrar, pero cuando se ha ganado el cliente ya lo tienes por vida”. Establecer citas con mucha antelación, anticipar el tema que va a ser tratado, indicar qué se la va a ofrecer y no perder de vista sus costumbres son algunas de las recomendaciones que nos sugiere para tener una correcta aceptación laboral.

PRESIÓN FISCAL: IMPUESTOS EN ALEMANIA

A pesar de las diferencias socioeconómicas entre los estados de Alemania, la presión fiscal impositiva es igual para todo el país (competencia estatal). La única diferencia es el impuesto de actividades de cada ayuntamiento (competencia municipal).

Respecto a España, los impuestos son similares y donde aumenta el coste económico para las empresas es en las cargas sociales, ya que deben soportar costes como: seguro de enfermedad, jubilación, dependencia o el impuesto de la iglesia, aunque solamente el primero es de obligado cumplimiento.

PRINCIPALES CIUDADES DE ALEMANIA PARA EMPRENDER Y HACER NEGOCIOS

El sur de Alemania, concretamente la región de Baviera, tiene sus peculiaridades en relación a sus costumbres y hábitos sociales. “Los de Baviera son mucho más abiertos”, después de un día de trabajo toman unas cervezas en el ‘afterwork’. Pero para poder integrarse en la conversión, es primordial conocer el idioma tanto el alemán cómo el idioma bávaro.

Munich en los últimos años ha experimentado un gran desarrollo, cada vez son más los emprendedores que apuestan por esta ciudad. “Aunque es más difícil de entrar, hay mucho más negocio que en Berlín”, afirma la especialista.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *